TONI MARÍ

Este artista, natural de Xàbia, despertó un día su creatividad –y con ella su conciencia-, por una simple casualidad, abriendo los ojos del público, al dotar de vida el hierro. Desde sus primeras y sencillas figuras de animales hasta sus imponentes imágenes humanas han transcurrido sólo tres lustros, en los que ha pasado de ser un sencillo trabajador de un oficio en desuso, a un artista cuyas piezas se pueden encontrar por medio mundo. Es profeta en su tierra, pero vive y se expresa con la humildad de quien cumple con su cometido en la vida. Ahora sus figuras se pueden encontrar en Nueva York, en la Ciudad de las Ciencias de Valencia, en el Palacio de los Príncipes de Asturias, y en exposiciones por todo el mundo.

Al pie del protector y mágico Montgó, a la vista de todo el mundo, al borde de carreteras muy transitadas, nació el arte del javiense Toni Marí, casi por casualidad, por un encuentro, por una necesidad. Y en su arte, como él, todos los javienses hemos ido abriendo nuestros ojos, primero hacia nuestros sentimientos más primitivos –a través de los animales-, luego hacia nuestra personalidad –a través de gigantes de hierro en aparente movimiento, pero vacíos por dentro-; y ahora las miradas escrutan el espacio y el mar, en busca del alma, que muy pronto encontrará, y encontraremos, en un lugar muy lejano…, en nuestro propio interior.



     
 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: